La preocupante realidad que los empresarios de Moda debemos saber

Esto es serio y sumamente preocupante. Empresarios de la industria de la Moda y estudiantes de carreras del sector deben estar enterados de lo que está sucediendo, sobre todo porque es indignante que instituciones y entidades que deben protegernos a los empresarios estén usando los medios de comunicación para informar a medias y así dividir y debilitar nuestra opinión.

Este martes 9 de abril los textileros abandoraron la mesa de negociación sobre arancel a confecciones.

De una forma sencilla les explicaré lo que está ocurriendo el día de hoy que afecta al sector Textil y Productivo del sector moda, porque es importante estar informados, ya que ese es el primer paso para permanecer coherentemente unidos y hacer que nuestra voz sea escuchada con argumentos.

Antes de explicarles los motivos voy a explicarles lo que el sector textil solicitaba:

Fue propuesto en el Plan de Desarrollo

  1. Un arancel del 37,9% a las importaciones textiles que ingresen al país por un valor inferior o igual a US$20 por kilogramo bruto, en productos clasificados por los Capítulos 61 y 62 del Arancel de Aduanas Nacional, y
  2. Un arancel de 10% ad valorem más US$3 por kilogramo bruto para precios por kilogramo a partir de US$20 en los Capítulos 61 y 62 del Arancel de Aduanas Nacional.

Mincomercio planteó como contrapropuesta un arancel del 18% lo cual no fue aceptado por la Cámara Colombiana de las Confecciones y Afines (CCCA) quienes abandonaron entonces la mesa de negociación.

Vamos por partes. Respecto a no aceptar la propuesta del 18% es importante que entendamos que nuestros países vecinos han tomado medidas similares con porcentajes por encima del 30%.

Pero, ¿Por qué es trascendental este “peaje” para nuestro sector moda?

La Cámara Colombiana de las Confecciones y Afines plantea estas tres preocupaciones que serían tratadas con los aranceles propuestos:

1) regular el ingreso de importaciones a Colombia a través de aranceles justos con el empresario y el trabajador colombiano,

2) recuperar la estabilidad laboral de cientos de miles de trabajadores del sector textil-confección de la nación.

3) hacer un control fiscal más efectivo al contrabando

Créanme, el contrabando que estaba pagando los Lamborjennys afecta enormemente nuestro sector.

A pesar que Fenalco insistentemente quiere argumentar que “todo está bien” no podemos desconocer la realidad, o ¿acaso no somos conscientes de los cierres de fábricas textileras y de confección, despidos masivos y la salida de empresas de nuestro país? Según datos de Superintendencia de Sociedades, hay 136 compañías que se han ido a restructuración y a liquidación en los últimos 15 años.

Les pongo un ejemplo claro y básico, si hacer una blusa en Colombia, entre telas, insumos, mano de obra, te sale en $12,000 y la vendes en $28,000 para obtener ganancia y cubrir los gastos de comercialización y gastos administrativos que acarrea tener un negocio, ¿qué crees que va a pasar si una blusa similar entra al país a un precio tan bajo que puede venderse a $10,000? Pues te vas a quebrar.

Peor dolor si no solo es que entra un producto económico por un bajo arancel, sino porque no hay mayor control con el contrabando y pues… se nos esfuma la prosperidad para otro lado…

¿Por qué no abogar por lo nuestro? No entiendo. NO EN-TIEN-DO.

Ahora, con todo respeto, y que quede claro que dije con todo respeto, voy a plantear mi oposición a las razones de Fenalco, no por que no sean válidas, pero porque carecen de profundidad, y creo que a los empresarios hay que hablarles a la altura que se merecen, no con imágenes gráficas tan básicas y carentes de argumentos.

Esto fue lo que hoy nos planteó FENALCO a través de su cuenta de Twitter y estas son mis posturas:

Asegurar que son éstas las que podrían competir en precio demuestra un preocupante desconocimiento del sector, este planteamiento demuestra que en Colombia aún piensan que los productores locales solo realizan prendas económicas o de pronta moda. Acá tenemos algunas de las potencias creativas más prometedoras de Latinoamérica, diseñadores y vestuaristas de talla internacional y tanto oferta como demanda de moda elaborada con un ADN definido.
Qué tiene que ver tener la menor tasa de importaciones en una región con la crisis en el sector. La falta de hilo conductor entre el mito y la realidad que plantean en esta imagen es solo muestra de una falta de argumentos. Si nos vamos a estar desviando del tema, recordemos que Colombia es menor en superficie contra Brasil, Argentina, México y Perú, entonces no se me haría del otro mundo que tengamos menores cifras en la región.

¡Exacto! Inversión y tecnología. Hablemos de inversión en nuestro sector y el apoyo de entrada de nuevas tecnologías para que nuestros productores puedan ir a conquistar los mercados internacionales. Por favor, dejen de atribuirse el éxito de los grandes. Studio F no llegó a donde llegó gracias a la ayuda de ninguna Cámara o Institución, sino al genio que lo lidera, quien ha sabido convertir SU capital en un imperio. Johanna Ortiz está donde está por su alto nivel de entendimiento de la moda y los mercados, y por la inversión que ella ha hecho, en talento, dinero y tiempo. ¿Por qué cada que uno asiste a conversatorios sobre el sector moda inflan el pecho por triunfos que no les corresponden? Y hablando del mito ¿Están desconociendo que la industria de confecciones se afectó por las importaciones? ¿En serio?

Si a eso nos vamos, más riqueza fomentaría más robos, pero ¿No deberíamos los ciudadanos tener garantías de seguridad? Entonces por qué tenemos que preocuparnos con que se intente ingresar más contrabando al país, ¿no podemos confiar en las autoridades competentes?
…Suspiro…
¿No impactaría más bolsillos seguir cerrando empresas y recortando personal del sector debido a la baja demanda de productos por sus reemplazos chinos? Es increíble lo vulnerables que creen que son las personas para infundirles miedo para probar un punto, y les digo una cosa, si puede haber inflación, pero prefiero pagar el precio por comprar algo NACIONAL a un producto hecho en serie en otro país o que entró por contrabando, y sé que no estoy sola en esta preferencia.
¿A quienes están llamando unos pocos? Pocos no somos, otra cosa es que se rehúsen a vernos, pero acá estamos, y créanme, sabemos hacernos sentir. Y el que no quiera pagar los tales $75,000 en vez de los $60,000 por una camiseta que se ponga a la tarea de buscar marcas locales al precio que se le acomode Y POR AHÍ DERECHO APOYAR LO NUESTRO, o luego que no se queje sobre la desaceleración de la economía.

El Comunicado de prensa oficial de la Cámara Colombiana de la Confección y Afines solicita: “Exhortamos a los señores Congresistas de la República a defender la industria nacional y la generación de miles de empleos que hoy se extinguen por la falta de medidas arancelarias que frenen la masiva importación de prendas de Asia

Pero yo le quiero agregar que esta lucha no es solo del congreso, no es solo de los políticos de turno, es de NOSOTROS LOS EMPRESARIOS, quienes tenemos una voz que debe y puede ser escuchada.

Para finalizar no les quiero animar a que discutan, solo a que se informen para que las decisiones que tomen y las opiniones que emitan tengan fundamentos, para que nos unamos y demos esta lucha con respeto y coherencia.

Gracias por leerme, estamos juntos en esto.

Kah

2

Comments

comments

No tags 2