Tu marca de Moda en otro país: Cómo evitar errores comunes

Seguramente todos soñamos con expandir nuestra marca, y por qué no, llevarla a otros países. Pero, ¿Por qué tantas marcas fallan en el intento?

Llevo alrededor de tres años estudiando este fenómeno. Les hago un breve recuento de los motivos por los que me atrevo a emitir estas conclusiones. Estudié mis carreras  y trabajé por fuera de Colombia por 9 años, siempre con la meta de regresar al país para seguir aprendiendo y así poder hacer un paralelo. Llevo desde entonces 8 años viviendo en Colombia y trabajando su sector moda, y por eso hoy me siento tranquila sacando algunas conclusiones, que espero no les ofendan.

Desde hace tres años estoy viajando cada seis meses para entender la dinámica comercial en otros países, para poder transmitirle esto a mis clientes y me encuentro con los mismos errores una y otra vez.

PRIMER ERROR: LA TERQUEDAD

Con la terquedad resumiré mi primer punto, porque no le encuentro una explicación más global que esa.

Un dueño de marca o diseñador no puede ser tan terco y creer que conoce un mercado por las experiencias que ha vivido en breves pasos por otros países o por los estereotipos que se ven en la televisión. Que en tus vacaciones o en un semestre estudiando por fuera hayas visto a cierto perfil de persona, no quiere decir que ese es el comprador que te espera. Entonces no seas terco y EDÚCATE.

Caso real: Una marca quiso abrirse mercado hace dos años en Miami en una boutique. El dueño de la marca atercaba que las personas de dicha ciudad “les gusta lo artesanal” “son como ordinarios” “no son clasudos”…  Así que envió a la boutique colecciones con estas características. La marca no duró ni un mes, y lo peor, quedó estigmatizada.

  1. Una marca no debe adaptar su esencia al país. Debe encontrar en el país, quién se acomoda a su esencia. Se vale adaptar siluetas (si los cuerpos son diferentes), se vale adaptar telas (debido al clima), pero JAMÁS, bajo ninguna circunstancia se debe comprometer la esencia y objetivo de la marca por “entrar” a un mercado.
  2. Los estudios de mercado son importantes en Colombia, en Tianjín, en Bolivia, En Los Ángeles, en Sinaloa y en el resto del planeta. Un estudio de mercado no es lo que te diga tu primo, o lo que opinen tus amigos.

Los pasos básicos para elaborar un estudio de mercado son los siguientes:

Define claramente tu producto, se que suena redundante, pero siendo honestos, al parecer hay marcas que no lo tienen claro, y esto sucede a veces por querer abarcar mucho o por querer escuchar cada consejo que les dan.

Define si la zona donde quieres llevar tu producto presenta una demanda actual de éste.

Investiga y encuentra otras ofertas similares en la zona, en palabras más claras, conoce tu competencia. Si eres de los que cree que no tiene competencia, vuelve por favor al punto de la terquedad. TODO producto que tiene demanda tiene competencia. “Pero yo soy el pionero” Te felicito, pero tienes competencia. “Pero ellos no lo hacen tan bien como yo” Te felicito, pero tienes competencia. “Pero ellos me copiaron” Te felicito, pero tienes competencia.

Finalmente, busca cual sería el mercado potencial de tu producto, es posible que te lleves agradables y lucrativas sorpresas.

SEGUNDO ERROR: PRECIO. ESO LO CONVIERTO Y YA

No, si tu producto tiene un valor de $200,000 pesos colombianos, no es solo quitarle un cero y ponerlo a $200,00 dólares o Euros. No, no, no, no. La economía no funciona así. Si tú formulas tus precios de acuerdo al costo de elaboración de cada pieza, mercado objetivo y poder adquisitivo de éste, debes trasladar esa ecuación al lugar donde pretendes vender.

Un consejo es que busques el equivalente al estrato socio económico al que te quieres dirigir, revises cuanto es el ingreso promedio de este segmento en el país o ciudad donde quieres entrar, y definas cual es un precio justo y coherente según lo que estás ofreciendo.

Si no pueden pagar tu precio, allá no perteneces, no sacrifiques tu rentabilidad solo por “estar”. Y el hecho que tengan bastante dinero no quiere decir que les vas a cobrar un precio inflado. Entre el cielo y la tierra, y Google y Facebook, no hay nada oculto.

Adicional al estudio de mercado sugerido en el punto uno, haz un estudio de precios. Revisa los precios de la competencia. Al salmo respondemos: QUE SI TENGO COMPETENCIA.

De esta manera te mantienes competitivo con tus precios.

TERCER ERROR: EL BENDITO EGO

MIRARSE TANTO AL ESPEJO DISTRAE LA ATENCIÓN DE LOS PROBLEMAS

 (No, no lo dije yo, hoy no estoy tan profunda, lo dijo Dean Acheson).

Una cosa es sentirte orgulloso de tu trabajo, jamás dejes de hacerlo. Otra cosa es pensar que los logros en tu país o región se transfieren como por ósmosis a cualquier lugar del mundo y que el respeto que tienes en un lugar lo debes reclamar en otro.

No vivas de glorias del pasado, no llegues a un lugar a alardear ni mucho menos a tratar a las personas mal por quién fuiste o quién eres al otro lado del mundo, eso no tiene clase ni gana respeto.

Créeme, es muy sencillo decir THANK YOU, NEXT, por que vivimos en un mundo lleno de talento y de competencia competente, aunque no te guste admitirlo.

Y EL CUARTO ERROR: LA IMAGEN

Para penetrar un mercado que aún no es fiel a tu producto, tu carta de presentación es la imagen, es por eso que antes de lanzarte a otro lugar, organiza aspectos internos como redes sociales, página web, prensa y embajadores. Si te sientes preparado para internacionalizarte, pero no crees en invertir en tu imagen, te tengo noticias: No estás preparado.

Gracias por leerme, te deseo de todo corazón mucho éxito y abundancia, y espero algún día, en algún lugar genial del mundo, estarte aplaudiendo.

2

Comments

comments

No tags 2